GuidePedia

0
Casi una hora duró el informe ante el Congreso y el presidente de la República, Horacio Cartes, pintó un país color de rosa y habló de logros, incluso en seguridad, pero olvidó a los secuestrados por el EPP: Edelio Morínigo y Abrahán Fehr.

El tercer informe de gestión de Horacio Cartes como presidente de la República se inició con varios minutos de retraso, se extendió durante casi una hora, atacó a gobiernos anteriores y alabó los logros de su gobierno.

Cartes afirmó que en los casi tres años de su gobierno se han registrado los niveles más bajos de pobreza en los últimos 20 años y destacó que ello se ha conseguido incluso con perspectivas económicas desfavorables en la región. Destacó que hasta diciembre del año pasado, la Senavitat había entregado do 10.207 casas, con una ejecución presupuestaria de G. 535.000 millones, “la más alta de la historia de la institución”.


“En el año 2012 se entregaron solo 1.329 casas con una ejecución presupuestaria de G. 298.000 millones. Entregamos casi 700% más de casas, con solo 80% más de presupuesto ejecutado”, apuntó. Habló del ahorro que se consiguió, incluso a pesar de haber entregado más casas. Agradeció a la Cámara de Diputados por haber ratificado su apoyo al proyecto para construir 1.000 viviendas en la zona del RC4, proyecto cuestionado por la posible afectación de los remanentes de bosque que quedan en la zona, y aprovechó para enviar un mensaje a los senadores. “Eso sí es estar cerca de la gente”, continuó.

Manifestó además que programas sociales como Tekopora, Tenondera y Tekoha pasaron de 140.000 beneficiarios totales a unos 310.000. A pesar de que no se reunió siquiera una vez con los representantes campesinos mientras los mismos realizaban manifestaciones en Asunción en abril pasado, Cartes señaló también la refinanciación de sus deudas y el otorgamiento de nuevas líneas de créditos a los mismos como otro de los logros de su gobierno.


Destacó, además, los logros de su gobierno en cuanto a transparencia y mejoramiento del servicio de transporte público. Y también llegaron las alabanzas para los logros en materia de seguridad. “Les invito a que sigamos trabajando juntos en el fortalecimiento institucional de la Senad, con mejores procesos, infraestructura, capacitación y presupuestos. Recordemos que en los pueblos sanos, los dirigentes sanos entienden que de las tragedias debe surgir un gran sentido de unidad y compromiso. En los últimos años hemos asestado duros golpes al narcotráfico, el trabajo conjunto de la Policía Nacional y la Senad logró incrementar la destrucción de plantaciones de marihuana de 900 hectáreas en 2012 a casi 3.000 en 2015, lo cual equivaldría a US$ 4.500 millones de en las calles de otros países”, señaló.

“Gracias a estas estrategias hemos logrado ampliar el Sistema 911, reforzando la infraestructura de Asunción y Gran Asunción, y ampliando la cobertura a Ciudad del Este, Encarnación, Concepción, Coronel Oviedo y San Juan Bautista. Iniciamos el proceso de modernización del sistema de toma de denuncias ciudadanas en las comisarías, los viejos libros negros serán reemplazados por sistemas informáticos que permitirán realizar denuncias no solo en las sedes policiales, sino también en el lugar de los hechos con equipos portátiles que alimentarán bases de datos en línea, para dar mejor y más rápida respuesta a la ciudadanía”, continuó.


Sin embargo, el mandatario olvidó hacer referencia a algún plan que permita mejorar la infraestructura de cientos de comisarías del interior del país que trabajan en precarios edificios y muchas veces no cuentan siquiera con una patrullera para realizar su labor. Tampoco hizo referencia a la serie de atentados perpetrados recientemente por el crimen organizado en diferentes puntos del país, incluyendo el caso más reciente, el del asesinato del narcotraficante Jorge Rafaat Toumani en Pedro Juan Caballero y las posteriores balaceras que se registraron en la capital del Amambay.

Cartes tampoco hizo siquiera una mención del suboficial Edelio Morínigo o el menonita Abrahán Fehr Bahnman, ambos secuestrados por el grupo criminal EPP. Morínigo es el primer agente de la Policía secuestrado por la banda que opera en la zona norte del país y cada día rompe la triste marca de ser el secuestro más largo en la historia de nuestro país, estando a punto de cumplir dos años en poder de los delincuentes.


Fuente: ABC Color

Publicar un comentario

 
Top