GuidePedia

0


Según EE.UU., red de lavado tenía vínculos terroristas

Empresas investigadas por lavado en Paraguay enviaban dinero a Estados Unidos para supuesta compra de vehículos usados. Los rodados terminaban luego en África mientras el dinero iba a manos del Hezbollah, según informes de la unidad de inteligencia financiera de Estados Unidos que obran en un expediente cajoneado.
Michigan. Algo habrán visto los investigados por el mayor caso de lavado de la historia del Paraguay en el conocido como “el estado de los grandes lagos” en Estados Unidos. Algo les gustó tanto que decidieron nombrar “Michigan” a una de las empresas que usaron para mover millonarios montos desde Ciudad del Este al exterior.
De acuerdo a informes de la Secretaría de Prevención de Lavado (Seprelad) que obran en poder del Ministerio Público, en el esquema de empresas montado por Ricardo Galeano Fariña y Walid Amine Sweid aparece una empresa de nombre Michigan SA que declara como dirección el Edificio Panorama I, de Ciudad del Este, un edificio en el que en varias oportunidades fueron detenidas personas vinculadas al Hezbollah o al Primer Comando da Capital (PCC).
Pero Michigan no solo es el nombre de una de las empresas del grupo, sino también es el destino del dinero que remesaban las empresas de Galeano Fariña y Amine Sweid. O al menos era la primera parada del largo recorrido.
“Autos usados”
Según el expediente que está en manos de la Fiscalía paraguaya desde hace cuatro años, en 2013 la Seprelad recibió un pedido de informe por parte de oficinas gubernamentales de Estados Unidos que habían detectado envíos de dinero a empresas asentadas en Detroit, la ciudad más grande del estado de Michigan, que estaban vinculadas al partido chiita libanés Hezbollah, considerado como terrorista por los norteamericanos.
De acuerdo a los documentos, la empresa Acqua Importaciones SA, de Ricardo Galeano Fariña, utilizó una cuenta corriente en dólares del Banco Amambay SA (hoy BASA) para realizar transferencias a una cuenta en el Bank of America a nombre de New Salam Supermarket y cuyo beneficiario es la firma Abis Used Cars, empresa que declaraba la misma dirección que New Salam Supermarket. Como firmantes aparecen Fawzie Yatim y Yousef A. Dabaja.
Informes de inteligencia de Estados Unidos señalan que el dinero era luego reenviado al Hezbollah mediante la compra y envío de autos usados a África del Oeste y el Líbano.
Detroit es la ciudad donde se encuentra asentada la mayor comunidad chiita en Estados Unidos. De hecho, según el reporte de inteligencia, New Salam y Abis Used Cars son empresas de un grupo familiar extenso que tiene a gran parte de sus miembros viviendo en Estados Unidos o Canadá y otros residen a medio tiempo en el Líbano. “Podría parecer que los sujetos tienen personas en Australia, Paraguay y el Líbano que podrían estar asistiendo/ayudando en este tema”, señala el informe.
Precisamente, Canadá y Estados Unidos eran dos de los destinos principales de los envíos de dinero de las empresas vinculadas a Ricardo Galeano Fariña y Walid Amine Sweid. 
Un esquema repetido
No es la primera vez que el envío de autos usados es señalado como uno de los caminos para el financiamiento de grupos señalados como terroristas. 
En 2013 el Banco Canadiense Libanés (LCB) aceptó pagar una multa de US$ 102 millones de dólares al gobierno de Estados Unidos luego de ser demandado en estrados civiles por lavar dinero del Hezbollah, procedente del narcotráfico y otras actividades ilícitas.
De acuerdo a la acusación presentada ante un juzgado de Nueva York, la compra de automóviles usados en Estados Unidos fue utilizada una y otra vez para hacer circular dinero dentro del sistema bancario legal. Una empresa hizo circular US$ 25 millones.
El principal operador del esquema era un libanés que obtuvo ciudadanía colombiana; su nombre: Ayman Jomaa, quien además posee lazos familiares en la zona de la Triple Frontera.
Los informes de inteligencia de Estados Unidos estiman que un esquema bastante parecido era el utilizado por las empresas que recibieron dinero desde Paraguay y que luego lo reenviaban a África del Oeste y Líbano.
US$ 300.000 en operaciones
De acuerdo al informe de la Unidad de Inteligencia Financiera de Estados Unidos, New Salam Supermerkart recibió un total de 52 transferencias internacionales desde Paraguay entre marzo y diciembre de 2010 por un total de US$ 306.082, unos 1.836 millones de guaraníes al cambio actual.
Además, detectaron otra cuenta bancaria que tenía como firmantes a los mismos representantes de New Salam. En esa cuenta movieron un total de US$ 334.585 entre marzo de 2010 y marzo de 2011.
“Solo una vez”
En conversación con ABC Color, Ricardo Galeano Fariña aseguró que solo en una ocasión enviaron dinero a cuentas bancarias de New Salam Supermarket. Aseguró que los mismos cumplieron al entregar los vehículos donde se les pidió y que desconocía los vínculos que tenían con el Hezbollah.
“¿Cómo voy a saber yo si son investigados o no o si tienen algún tipo de proceso?”, manifestó el despachante aduanero investigado.

Publicar un comentario

 
Top