GuidePedia

0

“Tu casa no es su casa”


Para que las crías de animales silvestres puedan ser atrapadas, muchas veces sus madres deben ser asesinadas violentamente por cazadores. “Tu casa no es su casa” es el lema de una campaña contra la domesticación de especies silvestres en Paraguay.
Loros habladores, cotorras, tortugas, monitos, ñandais, tucanes y guacamayos son algunas de las especies silvestres que es común tener como mascotas en muchos hogares. Se trata de animales que luego de pasar tiempo encerrados y domesticados, ya no pueden ser reinsertados en sus hábitats naturales.
“Tu casa no es su casa” es uno de los lemas que sostienen los miembros de Mainumby, un grupo de estudiantes que busca, sobre todo, destacar el valor y la protección de las aves silvestres. “Estos animales que están en cautiverio muchas veces no reciben la dieta adecuada y tienen también el derecho de estar en su hábitat”, agregó Pamela Segovia, miembro de dicha agrupación.
Mainumby plantea cortar esta problemática desde la compra misma y demostrar a los pobladores que, adquiriéndolos, solo están fortaleciendo el negociado y la caza misma.
Pamela Gauto, presidenta de dicho grupo estudiantil, menciona que para que algunas crías puedan ser capturadas, necesariamente tuvieron que ser arrancadas de los "brazos" de sus madres de manera violenta, y probablemente estas fueron asesinadas en ese proceso. Esto pasa en el caso de los monos, agrega.
“Muchas vecen dicen que compraron por lástima, pero precisamente esa es la técnica: los tienen en mal estado para causar lástima”, menciona Gauto.
Los primates generalmente son adorados cuando son pequeños y juguetones, pero un mínimo enojo puede ocasionar una reacción violenta contra las personas, puesto que forma parte de su instinto animal. 
Cuando los monos llegan a esa etapa, algunas familias simplemente prefieren dejarlos sueltos, sin tener en cuenta el riesgo que corren los vecinos. Esta semana, un pequeño primate suelto en barrio Herrera causó un gran revuelo, más aún cuando mordió a una niña que se encontraba en el patio.

TENENCIA, PERMITIDA POR LEY

La tenencia de “mascotas silvestres” está permitida por las normativas de nuestro país y quienes posean animales de ese tipo solo deben realizar un pequeño trámite ante el Ministerio del Ambiente y Desarrollo Sostenible (Mades) y pagar tres jornales mínimos vigentes (G. 243.756). Esto está previsto en la Ley Nº 96/92 “De Vida Silvestre”.
Sin embargo, las personas que comercializan animales silvestres sin permiso de la Autoridad Ambiental están expuestas a sanciones, de acuerdo al Decreto 2.598/14. Los que violen esta normativa se exponen a multas que van de 1 a 20.000 jornales mínimos (de G. 81.252 a G. 162.504.000) y también penas privativas de libertad, dependiendo de su gravedad.
Rocío Barreto, jefa de Vida Silvestre del Mades, explica que incluso la caza y la comercialización están previstas por la Ley de Vida Silvestre, pero siempre bajo autorización del Ministerio. Actualmente, no existe nadie que haya gestionado el permiso correspondiente, por lo cual toda venta de animales silvestres en nuestro país es irregular, aclara.
Teniendo en cuenta que en nuestro país tampoco existen centros legales de cría de animales silvestres, la única forma de adquirirlos es comprándolos. Entonces, ¿cómo blanquean las compras ilegales? Mintiendo en la declaración jurada con respecto a la manera en que adquirieron cada ejemplar, asegurando que fue un regalo o que simplemente lo hallaron en alguna propiedad, de acuerdo a los datos que manejan varias organizaciones ambientales.
Barreto agrega que muchas veces las especies silvestres son traídas del extranjero, donde sí existen criaderos legales, por lo cual en esos casos sí la tenencia es regular.
Asimismo, menciona que actualmente trabajan fuerte para rescatar a las especies que son vendidas en los mercados municipales. Esos animales son tratados por médicos veterinarios y, si están en condiciones, liberados en sus hábitats. En caso contrario, pueden ir al zoológico para su cuidado. 

Publicar un comentario

 
Top